martes, 5 de enero de 2010

y me quedo


Y me quedo con la sal de tus labios,

el sabor de tus caricias,

la calidez de tus palabras.

El beso culmino en la noche

y depuro en mi alma.

3 comentarios:

Chicomecuauhtli dijo...

ciertamente parece que no le habia puesto seguirte...mmm que burro, pero cada mes lo reviso por que me dices que cada mes escribes

Alex dijo...

Cuando un escultor cincela el mármol o da forma a la arcilla, toda su sensibilidad se manifiesta a través del tacto: pesa, toca, golpea, acaricia, sostiene el mundo con las manos. El pintor, por su parte, recrea la realidad con la vista. Colores en armoniosa danza nacen del caos para tomar forma. Uno y otro artista trabajan con materiales carentes de significado. Su tarea es darles sentido. Aún la música, la más aérea de las artes, enamora el oído a través de melodías, acordes, tesituras y ritmos.

Al otro lado del puente está la literatura, y en ella, la poesía. Su material expresivo es la palabra la cual está cargada de significado pero carece de corporeidad. La tarea del escritor es, por tanto, darle consistencia. Que la podamos mirar, tocar, morder como a un delicioso fruto.

Señor Brote dijo...

Culminó y depuró.
Por lo demás, todo al pelo.

Es algo que todos en alguna ocasión hemos sentido, y aveces no sabemos como expresarlo, al menos hago el intento para decribir aquellas cosas que parecen imposibles de describir... Y que en ocasiones . . . duelen