martes, 5 de enero de 2010

y me quedo


Y me quedo con la sal de tus labios,

el sabor de tus caricias,

la calidez de tus palabras.

El beso culmino en la noche

y depuro en mi alma.

Es algo que todos en alguna ocasión hemos sentido, y aveces no sabemos como expresarlo, al menos hago el intento para decribir aquellas cosas que parecen imposibles de describir... Y que en ocasiones . . . duelen