lunes, 28 de julio de 2008

Inclinación


Es curioso como el alma se inclina hacia una persona, un objeto...

La mayoría de las veces no tenemos respuesta para el por qué de esta inclinación.

Cada uno de nosotros tenemos diferentes gustos que son los que nos definen.

De la misma forma tomamos sentimientos diferentes hacia las cosas, hacia los hechos.

No existe la lógica para explicar nuestro gusto por algo determinado, o por alguien. Eso sí, no nos cansamos de intentar dar razones, o de buscarlas.

Todo nos envía señales, y ante todo reaccionamos de forma diferente.

Es divertido pensar, que sin proponérselo, ni tan siquiera intentarlo, estamos enviando señales a los demás. ¡Ni que fuéramos indios y estuviéramos jugando con el humo!

Al intentar razonar nuestras inclinaciones, separamos sus propiedades.

Vamos que cuando amamos a una persona, la descuartizamos mil veces para intentar aclarar el por qué del sentimiento que producen en nosotros.
Así somos...Así el amor...Así la vida.

No hay comentarios:

Es algo que todos en alguna ocasión hemos sentido, y aveces no sabemos como expresarlo, al menos hago el intento para decribir aquellas cosas que parecen imposibles de describir... Y que en ocasiones . . . duelen