miércoles, 14 de mayo de 2008

Decisiones


Normalmente decidimos en que dirección queremos que vaya nuestra vida, es lo que parece normal; pero no todo el mundo hace lo mismo. Hay quien decide que tiene que ir en todas las direcciones que se le presentan. Puede ser que lo hagan pensando que así vivirán muchas más experiencias.

Lo que yo me pregunto es que si picoteando de todo, y no terminando de cumplir con nada, se saca algo en claro, o las experiencias son igual de gratificantes que cuando uno asume sus responsabilidades; porque el tomar todos los caminos ofrecidos nos hace ser irresponsables con casi todo lo vivido.

No se puede ser Dios y estar en todos los lados a la vez, tampoco es cuestión de engañar o engañarnos. No querer pensar, da lugar a una falta de fijación para las cosas, y hay cosas que merece la pena poner los cinco sentidos en ellas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Interesante reflexión...si me permites añadiré que se puede ir en dos direcciones a la vez...incluso alguien podría llegas a más,depende de las personas y no por ello te haces irresponsable, a veces en la variedad está el gusto, y aprendes mucho más...quizá si te concentras tanto en una sola cosa te pierdes muchas otras interesantes, o te acabas volviendo huraño, obsesionado...no sé, ahí lo dejo...

Princess_Manson dijo...

Gracias por comentar... Me parece que lo que añades atañe a lo ya escrito cierto es. Absorto lo q propones ehh.. sin duda muy reflexivo, una vez más gracias por el punto.

Es algo que todos en alguna ocasión hemos sentido, y aveces no sabemos como expresarlo, al menos hago el intento para decribir aquellas cosas que parecen imposibles de describir... Y que en ocasiones . . . duelen