lunes, 28 de abril de 2008

Sin Titulo


Sentir la vida más plena, o sentirme más plena de vida; ¿dónde?.

Dejo volar la imaginación volviendo a desandar lo andado y explorando cada sensación. En la ciudad todo es rítmico, rápido. se suceden todos los acontecimientos posibles en el ser humano, amistad, amor, encuentros, desencuentros, arte, ayuda...¿me falta el aire? no. hay grandes jardines que hacen de pulmón; me falta el sentirme unida al único lugar del que me llega la armonía: la naturaleza.

Encuentro mi plenitud al estar en ella, en un pinar, en soledad, dejando fluir cada recuerdo.

Es entonces cuando todo lo vivido es pleno, cuando le quito magnitud a unas cosas y se las añado a otras que me pasaron desapercibidas.
Cada cual tiene su paraíso.

El pensamiento vuela al lugar donde ha vivido o le gustaría vivir las mejores escenas; recreando el sentimiento más preciado.
Ahora, la gran ciudad me reclama.

En compañía viviré todas las realidades; injusticias, despechos, venganzas, peloteos, miedos, adhesiones interesadas, prepotencias, dudas, presunciones.... y quizá también amor, o, el tesoro de encontrar una mano tendida sin pretensión alguna.

martes, 22 de abril de 2008

En Espera


De vuelta a la espera. Ya es la hora.

Miro a los lados como buscándote, no estás, ha pasado 1 minuto.


El aire me congela los pies. Descalza, sí, estoy descalza, como siempre que estoy en pijamas aunque te fastidie mi hábito indígena. Intento hacer tiempo colocando música, imagino que la puedes escuchar también. Bostezo.


Poco a poco se apagan las luces de la casa, y quedo aquí, sola en medio de esta enorme habitación; la radiante luz de luna me ilumina, creo que no me podrás ver hoy.


Han pasado 6 minutos y no llegas, me pregunto qué harás. Ojala me sirviera de algo lo que leí de proyección astral para viajar por un momento, visitarte sin que lo sepas allá, donde te encuentras.


Sonrío, ya tengo 10 minutos esperando. ¿Será que llegas?, quizá lo hagas y me saludes y me abraces sin emoción, hoy no me importa, exigiré tu atención como premio a mi paciencia.

Te aburres, a lo mejor tengas sueño y me hables sólo 15 minutos y con suerte empieces a extrañarme.


Ya pasaron 20 minutos, me emocioné al oír un auto en la puerta, me asomé, no eras tú, el nuevo día se corona acá.

¿Acaso estamos tan lejos? y en estos momentos de reflexión me pregunto si algún día estaremos relativamente cerca.

domingo, 20 de abril de 2008

Quisiera ser


Qusiera ser como el agua para saciar la sed de tus labios,
para recorrer todo tu cuerpo y acariciarte las manos,
quisiera ser como el agua y convertirme en lagrimilla
para poder besar tus ojos y deslizarme por tus mejillas
quisiera ser como el agua imprescindible para vivir,
amor......
no pido tanto,
sólo serlo,
para ti..

jueves, 17 de abril de 2008

Diario de Una Princesa


Aquí estoy tejiendo en lo alto de esta torre, lidiando con el calor y con los encajes de este vestido tan pesado. Me aburro. Afuera está el dragón jugando al piromaniaco, los cocodrilos y las pirañas hacen competencia de nado mientras que los guardias juegan truco en la entrada.


No hay sujeto. Contrario a lo que muchos piensan no hay ni sapo ni príncipe azul a 100 kilómetros a la redonda. En este cuento de hadas parece que todas las doncellas se fueron al viaje de “felices por siempre”.


De nada vale que sea la hija del rey ni que sea la más difícil de conseguir. Cenicienta con la dichosa zapatilla de cristal atrapó a su hombre; la glotona de Blancanieves ya tiene 5 años con el esposo y Raspunzel tenía tanto tiempo encerrada que tomó medidas drásticas para casarse antes de los 30. ¡Hasta la rara de Fiona se casó!


Este mundo está loco, quién sabe cuanto tiempo tenga que esperar hasta que aparezca un príncipe como Dios manda, un tipo apuesto, valiente, educado y honesto- así los describen en vanidades- sino me tendré que conformar con uno de esos hombres medio afeminados que se colocan manteca de cacao antes de besar a la doncella.

miércoles, 16 de abril de 2008

Ella


La boca del estómago le ardió, sintió el fuego estallar, las venas se convirtieron en caminos de pólvora que extendían la sensación que pronto se convertiría en deseo.

Entró en calor, del pecho-ahora empinado- resbalaban gotas de sudor, le faltaba el aliento.
Cayó el pesado suéter de lana, estorbaba la delicada blusa manga larga. De pronto estaba semidesnuda en la cama.

La voz de él la excitaba, tenía las mejillas rojas y los ojos entrecerrados, su larga cabellera se arremolinaba en la almohada.
Se quitó las medias de nylon, tenía calor; la sábana la tiró al piso, no la quería cerca. Con los labios encendidos pronunciaba su nombre.

El sudor resbalaba por su espalda.


Hablaba del futuro, ella lo escuchaba con atención.

Quiso grabar cada palabra dicha, quiso ver los sueños del mañana, quiso pedirle que no la dejara luego.


Se fue, la habitación volvía a ser tan fría y solitaria como siempre. Recogió la sábana, se arropó y entre sus manos abrazó el teléfono que se había llevado la voz de su amante.

domingo, 13 de abril de 2008

Recuerdas aquella noche en la playa…


Me tenías tan cerca que quisiste enredarte en las ondas de mi cabello y estrellarte en las curvas de mis caderas. Suspiré.
Estaba delante de ti, mirando al cielo infinito sin idea de qué buscar.

La brisa del mar nos envolvía aquella noche de verano.
Con calma tomaste mi mano morena y me elevaste hacia el firmamento, dibujé en las estrellas la silueta de un centauro.
Me volteé a mirarte, y te dediqué una sonrisa eterna.

No supe cuándo se acercaron nuestros rostros, ni qué nos dijimos antes de ahogarnos en un beso. Sólo sentí que me elevaba fuera de ese lugar, se hacía espacio en mi cuerpo y encontraba alivio en tus labios. Me deseabas, eso lo supe antes del beso y antes de verte esa noche, con aquel suéter rosa que hacía soñar en el caribe y en el español que tanto te seducía.

sábado, 12 de abril de 2008

Por favor



Por favor,


no digas nada


tan solo...


escucha mi silencio

viernes, 11 de abril de 2008

Tristeza II



Él pudo leer "tristeza" en mi rostro cuando le dije que el amor no se puede forzar..


Que pena que nunca me querrá así...

que nunca me sentirá asi...
....

jueves, 10 de abril de 2008

Desea


"tengo deseos de ti" susurró a su oído y dejó escapar un suspiro hecho de ganas contenidas, de anhelos. Volvió a suspirar pero ésta vez su nariz le rozaba el cuello delicadamente, el aliento húmedo le erizaba la piel, el camino que trazaba su respiración le producía placer.


No dijo nada, a pesar de la confesión siguió mirando hacia el frente, tratando de ignorar los latidos acelerados en su pecho, el calor repentino que se apoderaba de su cuerpo y se concentraba en su vientre.Pestañeó al sentir que le tomaba la mano, que la acariciaba como si quisiera despertarle de un sueño, como si pretendiera llamarle a la vida, a las emociones.

miércoles, 9 de abril de 2008

Enamor


Me vengo de ti, me introduzco en tu piel como una bacteria para recorrerte el pensamiento día y noche. No te puedes olvidar que existo, que estoy, que siento, que tengo amor para darte y unas manos sanas esperando por las tuyas.

Trata de huir, no será posible, porque sabemos desde siempre que somos, que fuimos, que podemos ser y te torturo con el presente infinito en el que nos convertimos.


Disfruto saber que me piensas, que me anhelas, porque fuiste quien inició la batalla, quien accionó el gatillo. Y serán mis balas cada suspiro que te robe, mis cañones cada sonrisa que me dediques, mis emboscadas cada sueño tuyo, cada deseo de tenerme allí.


Quisiste la guerra, entonces luchemos, seré tan encantadora que te enamorarás de mí y no podrás evitarlo, como yo no puedo evitar quererte

sábado, 5 de abril de 2008

Un Acto


La habitación era pequeña, con una sola cama, sin ventanas y un par de muebles futuristas a los lados, demasiado chicos para que cupiese alguien.

“Su habitación” dijo el botones, ella lo vio con el terror de entender la señal, dormirían juntos por primera vez como nunca lo habían hecho, y su mirada gritaba auxilio ante el terror de imaginar que en esa misma cama dejaría su inocencia, su infantilidad, porque ya casi completaría el ciclo para ser mujer, su mujer.


Él le tomó la mano dulcemente, la apretó con cariño; ella se paralizó, su corazón se detuvo, casi ni respiró. Él la miró con ternura, en la expresión que jamás olvidaría ella, un “no temas” tácito que le dijeron sus manos, que le contaron sus ojos, y que le devolvió el aliento porque de pronto quería darle amor, quería dormir apoyada en su pecho desnudo, abrazarse a él en un acto de entrega.

jueves, 3 de abril de 2008

Algo


Hay algo que me está rondando a la cabeza, que me pica como una hormiguita y desaparece, para luego volver y morder nuevamente mis oídos... ésa pregunta que me reta, que me sonroja y me congela las manos...
"¿A qué estás dispuesta?"

Es algo que todos en alguna ocasión hemos sentido, y aveces no sabemos como expresarlo, al menos hago el intento para decribir aquellas cosas que parecen imposibles de describir... Y que en ocasiones . . . duelen