martes, 19 de febrero de 2008

Malos Tiempos


Cuando vienen malos tiempos, lo hacen en cadena, y suelen perdurar. Los ratos buenos, aunque son intensos, son efímeros, y lentos para llegar.
No siempre acude la furia en esos días, porque si se desatara, en realidad sería un alivio la descarga. Yo tengo pocos arranques de ira, y eso hace que las cosas se apoderen más de mí.Lo malo de estos sucesos, es cuando atrapas por medio a la persona menos indicada. Siempre hay alguien que apaga todo el mal humor, como si la injusticia fuera nuestro emblema, y yo, si algo odio es a esta.
Hay un lugar, que aunque no siempre idílico, se debería visitar: “El refugio del silencio” Allí ahogas esas palabras de las cuales te vas a arrepentir después, y allí hallas soluciones claras que el bullicio no te dejaba ver. Soy muy poco asidua a el, y sin embargo, necesito visitarlo.
Hoy no fue mi mejor día, me ha ido fatal, perdí un amigo, ahogue la confianza, destruí una relación, dañe mi bicicleta, perdí mi móvil y encima estoy perdida, herida y triste..

No hay comentarios:

Es algo que todos en alguna ocasión hemos sentido, y aveces no sabemos como expresarlo, al menos hago el intento para decribir aquellas cosas que parecen imposibles de describir... Y que en ocasiones . . . duelen