martes, 26 de febrero de 2008

Por el Corredor


Se miraron. Por fracciones de segundos ella estuvo tentada a besarlo y olvidar las palabras. Él, a duras penas, se controlaba, pero no podía evitar mirarla allí apoyada de la pared. El cabello le caía un poco más abajo de los hombros que en esa ocasión estaban desnudos y brillaban con la luz de la lámpara del corredor de aquella pequeña posada.
Sentía el impulso de besarle los labios apenas con rastros de labial, no se decían nada. Ella lo miraba a contraluz, parecía un ángel. Unos minutos más de silencio "¿me vas a besar?" se atrevió a preguntarle y él, sorprendido en el acto sonrió, aún a contraluz ella pudo ver su boca estirarse pícaramente " ¿qué crees?" le preguntó . Ella levantó un poco la vista, lentamente, "¿qué te dice mi cuerpo?".

El corredor estaba vacío, sólo la luz temblorosa de las lámparas alumbraban sus siluetas. Él sonrió nuevamente y la contempló un poco más, parecía de porcelana. Su mano se aproximó a los hombros de ella, la rozó, "estás tensa, a la expectativa", bajó por su brazo, le tomó la mano, se la apretó "está fría, ¿temes que algo suceda?"; ella lo miró retante pero no dijo nada.

Tras unos segundos le soltó la mano, volvió a acariciar sus hombros, se detuvo en el cuello y sin tocarla bajó a su pecho agitado "¿quieres que te bese?". Ella no dijo nada, él volvió a rozar sus hombros, la miró "le preguntaré a tus labios" y los delineó con la dulzura de un pintor que traza una última línea, los labios se entreabrieron como una rosa.

Y la besó como había deseado hacerlo desde que la vio, ella lo besó como lo había querido siempre, sin prisa, sin pausa, sin prohibiciones; allí en la semipenumbra del corredor se olvidaban de todos, se entregaban en el beso que habían esperado desde siempre.

domingo, 24 de febrero de 2008

Amar


No hay método propiamente dicho para amar, ni para adquirir intensidad; pero sí es un ejercicio del corazón durante años. De ahí nuestra diferente capacidad de sentir por el entorno que nos sirvió de entrenamiento.
Como llevamos la sensibilidad al límite, todos nos creemos que somos los que más amamos, y no se puede medir. Aunque existe la suerte del enamoramiento mutuo, y más si la persona que amas tiene una capacidad enorme de sentimiento.
No sé si existe el amor eterno, pero su búsqueda es el pilar de los grandes amores, de los que en la vida se tiene uno, o ninguno. También es cierto que el último es el que suele parecer más grande, porque es el que se está viviendo y el recuerdo está fresco.
El otro nunca es perfecto, pero le hacemos un dios. Sublimamos sus defectos hasta llegar a creer nosotros mismos que nos gustan así de defectuosos. Incluso la mayoría siente predilección por los menos perfectos. Hablamos de idealizar, y normalmente no se idealiza, porque uno es muy consciente de todo lo que el otro hace mal, pero tenemos tanto afán que lo revestimos de un aura sentimental y mágica.

sábado, 23 de febrero de 2008

Séneca


Nadie me parece más desgraciado que el que nunca experimentó una desgracia. Piensa que entre los males que parecen tan terribles, no hay ninguno que no podamos vencer; ninguno sobre el cual no hayan triunfado los grandes hombres.¡Sepamos triunfar también nosotros sobre algo!"
(Séneca)
Creo que Séneca tiene toda la razón. No sabemos lo que somos capaces de soportar hasta que no nos ponen a prueba. Siempre decimos, esto no podría yo con ello, pero si nos viene, al menos lo sabemos llevar, ya no digo triunfar,
A mí el que no ha experimentado una desgracia, no me parece desgraciado, creo que tiene suerte; pero sí pienso que le es más difícil comprender a los demás. No hay mejor cosa para comprender al otro, que haber pasado por ello.
Otra pregunta que me hago yo, es: ¿Es más feliz el que menos vicisitudes ha pasado? Pues creo que no, porque al que no tiene grandes problemas, los pequeños les parecen enormes, O sea que casi somos un poco sufridores, y si no tenemos algo gordo por lo que entristecernos, lo hacemos por cosas que al otro le parecerían nimiedades.
Voy a ver si le hago caso a Séneca y soy capaz de triunfar sobre las cosas.

martes, 19 de febrero de 2008

Malos Tiempos


Cuando vienen malos tiempos, lo hacen en cadena, y suelen perdurar. Los ratos buenos, aunque son intensos, son efímeros, y lentos para llegar.
No siempre acude la furia en esos días, porque si se desatara, en realidad sería un alivio la descarga. Yo tengo pocos arranques de ira, y eso hace que las cosas se apoderen más de mí.Lo malo de estos sucesos, es cuando atrapas por medio a la persona menos indicada. Siempre hay alguien que apaga todo el mal humor, como si la injusticia fuera nuestro emblema, y yo, si algo odio es a esta.
Hay un lugar, que aunque no siempre idílico, se debería visitar: “El refugio del silencio” Allí ahogas esas palabras de las cuales te vas a arrepentir después, y allí hallas soluciones claras que el bullicio no te dejaba ver. Soy muy poco asidua a el, y sin embargo, necesito visitarlo.
Hoy no fue mi mejor día, me ha ido fatal, perdí un amigo, ahogue la confianza, destruí una relación, dañe mi bicicleta, perdí mi móvil y encima estoy perdida, herida y triste..

sábado, 16 de febrero de 2008

Otro Pensamiento


Que es aquello que inspira a mi yo interior a hundirse en los profundos y oscuros recuerdos y memorias de amores efímeros y sueños irrealizables, la vida me conduce de nuevo al mismo lugar, talvez quiere (para) darme de nuevo la oportunidad de actuar…
¿¿Por que estoy aquí?? Yo no quiero volver, no me hace feliz, pero realmente nuestra vida es transitoria es muy bella, muy triste, tan poca, tan corta pero tan hermosa , pues aun no hallo en ella la felicidad que anhelo, pero al menos me queda el consuelo de que quizás en otra vida la encuentre… pues aun no pierdo las esperanzas de ser feliz

viernes, 15 de febrero de 2008

Pensamiento


Quiero estar sola, sea como sea, sin embargo, hablar de altas horas de la noche, o a primeras horas de la madrugada, o como demonios quieren llamarle a ese periodo en el cual nadie se mueve y uno puede escuchar la voz del interlocutor contrastada con el silencio y la tela oscura de la noche siempre constituirá una necesidad… ¿necesidad? Ja que exagerada que soy

Los sonidos del hogar son un instrumento de tortura. Las vueltas en la cama y los pies desnudos son viejos e inútiles recursos para exiliar la intrusión. Los recuerdos y un jueguillo mental que sirve para seleccionar los sueños que me brindarán la ligera inconciencia de la noche, son más o menos efectivos..


Me es una tortura el verte y no saber de ti..

te extraño.

Quiero platicar... Hace rato que no te siento... Son ritmos pero hoy pido el crescendo en mi contigo... No es tiempo en esta armonia para un minuendo aunque ahora es piano... es piu forte lo que siento por vos..

domingo, 10 de febrero de 2008

La Caverna de Platón


En el mito de la caverna, Platón relata la existencia de unos hombres cautivos desde su nacimiento en el interior de una cueva. Prisioneros de las sombras oscuras propias de los habitáculos subterráneos, están además encadenados de piernas y cuello, de manera que tienen que mirar siempre adelante sin poder girar nunca la cabeza. Los cautivos, con sus cabezas inmóviles, no ven nada más que las sombras proyectadas por un fuego al fondo de la caverna — como una pantalla de cine en la cual se proyectaran sombras chinas— y llegan a creer, faltos de cualquier otra referencia, que aquello que ven no son sombras, sino la única realidad.
A veces, cuando estoy en la oscura sala de un cine, me siento cautivo como los prisioneros del mito platónico y confundo la ficción de la pantalla con la realidad. Cuando esta sensación me asalta, suelo desinhibirme de la película y mirar a mí alrededor. Lo que veo es un montón de prisioneros absortos y abstraídos, ajenos a la realidad e inmersos en la historia de la pantalla. Por sus caras descubro si la película les está gustando o no. Es una experiencia de lo más enriquecedora.
Por desgracia, en el sector audiovisual gallego —y en buena medida en el español y europeo— vivimos prisioneros de nuestras ideas y no solemos despegar la mirada de esas sombras hipnotizadoras que confundimos con la realidad. En gran medida, las ligaduras que impiden nuestro movimiento (y cualquier otra “mirada” personal) vienen derivadas de la dependencia que sobre nosotros ejercen las instituciones, entidades crediticias, medios de comunicación, etc., reos como somos de subvenciones, avales, préstamos, contratos, críticas, etc.
Cuando conseguimos liberarnos de esas cadenas, recuperamos nuestra libertad y descubrimos que podemos ser algo más que creadores de sombras, que detrás hay un mundo nítido, polícromo, tridimensional y real, que es el que los espectadores, nuestros "clientes", los únicos a los que les debemos respeto y consideración, desean ver y disfrutar.


De vez en cuando deberíamos mirar para otro lado y hacernos insumisos de todo lo establecido, prescrito, ordenado y políticamente correcto..


Por cierto hace unos días vi una pelicula muy buena que se llama así: La Caverna de Platón... La recomiendo es un juego pero real..

viernes, 8 de febrero de 2008

Te Propongo


Dejemos nuestro orgullo de lado y pasemos un día juntos.
Te propongo lo siguiente.


Vayamos a la playa un día de estos, charlemos, contemosno sobre nuestras vidas.

Al llegar la noche podemos cocinar, como solíamos hacerlo.

Luego que tengamos una hermosa cena con muchos silencios incomodos podemos sentarnos a mirar una película.

En ese momento me abrazarás y me recostaré a ti.

Me dormiré en tus brazos, o pretenderé hacerlo.

Me despertarás para decirme que me acueste en la cama, pero tu vendrás conmigo. Te acostarás junto a mí, y nos turnaremos en la noche para vernos dormir.
Quien se levante primero hará el desayuno y sorprenderá al otro.


Nos sentiremos el hombre y la mujer mas afortunados.
Luego que desayunemos, que tomemos café, te irás o me iré.

Ninguno entenderá lo sucedido, pero no nos importará, porque habremos pasado el mejor de nuestros días.


Y de seguro cuando te vayas, te voy a mirar a los ojos y te voy a decir…
“te quiero”

miércoles, 6 de febrero de 2008

Descifración


Fue una noche cualquiera, en un sueño, cuando me di cuenta de lo que me pasaba.

Me desperté entonces con la sensación de haber vivido aquello, el ardor en los labios y cosquillas en el alma, porque un beso cuando es correspondido provoca regocijo.

Confusa aún, atando cabos sueltos lo descifré.


A aquellos labios los busqué tímida, a escondidas de aquellos que nos miraban. Fue el roce de mis dedos con los suyos, sin nada más que comentar bajo aquella lluvia de mentira, que me acerqué.

Quizá quise decirle algo, quizá, y ya de puntillas traté de alcanzarlo en su altura, dejándome llevar por el instinto más sabio.

Los labios se hicieron cosquillas, se humedecieron de risa, de temor y de pena, compartieron el sabor de fruta madura, de guayaba tierna, de mango pintón.


Y aquella mañana me di cuenta que sentía algo por él.

martes, 5 de febrero de 2008

Leyes Inexorables


"Cuando necesites abrir una puerta con la única mano libre, la llave estará en el bolsillo opuesto".

"La única vez que la puerta se cierra sola es cuando has dejado las llaves dentro".

"Cuando tengas las manos llenas de grasa, te comenzará a picar la nariz".

"Cuando las cosas parecen ir mejor, es que has pasado algo por alto".

"Si mantienes la calma cuando todos pierden la cabeza, sin duda es que no has captado la gravedad del problema".

"Los problemas ni se crean, ni se resuelven, sólo se transforman".

"Llegarás corriendo al teléfono justo a tiempo para oír como cuelgan".

"Si solo hay dos programas en la tele que valgan la pena ver, serán a la misma hora.

"La probabilidad de que te manches comiendo, es directamente proporcional a la necesidad que tengas de estar limpio".

"Todo cuerpo sumergido en la bañera hará sonar el teléfono".

"Todo cuerpo sentado en el inodoro hará sonar el timbre de la puerta".

"La velocidad del viento aumenta proporcionalmente al precio del peinado".

"Cuando tras años de haber guardado una cosa sin usarla decides tirarla, no pasará más de una semana que la necesites de verdad".

"Siempre que llegues puntual a una cita no habrá nadie allí para comprobarlo, y si por el contrario llegas tarde, todo el mundo habrá llegado antes que tú"."No te tomes tan en serio la vida, al fin y al cabo no saldrás vivo de ella".

sábado, 2 de febrero de 2008

No Vivir

No vivir como el resto, tiene algo de extraño que invita a un sentimiento de culpa.
Craso error, pues la vida está para vivirla como a uno le pide su mismidad.
En las cosas más nimias, uno puede encontrar un bienestar que se asemeja a la felicidad, incluso tan solo en unas palabras.
La vida es una pared lisa, y para sobrevivir hay que ir sujetándose a los anclajes que nos encontramos.
Te puede fallar uno, y quedarte colgado, como si la vida pendiera de un hilo; pero seguramente la ayuda le acompaña.

No hay nada no soportable. El cielo toma formas caprichosas con sus nubes. Así mi vida con la vista puesta en los luceros, los sentones en los cirros, y los pinchazos con las cumbres de las altas montañas

Es algo que todos en alguna ocasión hemos sentido, y aveces no sabemos como expresarlo, al menos hago el intento para decribir aquellas cosas que parecen imposibles de describir... Y que en ocasiones . . . duelen