lunes, 21 de enero de 2008

Y Decides Seguir

Llegaste al punto de creer que sin tí todo se detendría... ¿lo recuerdas?, sí aquella vez, cuando te quedaste en silencio, casi en posición fetal, aislado, sintiendo que todos se detenian en tu ventana a contemplar tu dolor, compadeciéndose a ratos, burlándose en otros.
Fuiste tan ciego al pensar que sólo tu fuerza, tu amor o tu odio nos movilizaba -a quienes te rodeamos- como si fueses fuente de energía vital, el agua quizás o el aire. Te equivocaste, todos seguimos, y justo anoche te diste cuenta.
Aquel amigo tuyo, ése que tenías años sin ver te dio una lección, la misma que he intentado enseñarte. Tus ojos se asombraron al escuchar sus hazañas, el curso que le había tomado la vida desde que dejaron de verse, pobrecito, te achicaste un poco, entendiste por fin que nadie depende de tus risas, de tu amor, de tu locura, que cuando no estás -o decides irte- todos seguimos, el mundo sigue su curso, la gente no deja de caminar, de reír o de respirar.

1 comentario:

fenrir dijo...

es tonto pensar q el mundo gira alrededor de uno, q todo se detiene por ti,creo q eso es muy egocentrico si,la vida sigue estes o no estes, todo sigue su curso,la vida no se detiene por nada ni por nadie, muy bueno

Es algo que todos en alguna ocasión hemos sentido, y aveces no sabemos como expresarlo, al menos hago el intento para decribir aquellas cosas que parecen imposibles de describir... Y que en ocasiones . . . duelen