miércoles, 23 de enero de 2008

Es Una Pena

Es una pena que un día de alegría, de solaz, no sirva para desconectar de todo lo que abruma। Enseguida pasamos a conectar con todos nuestros problemas como si tuviéramos la obligación de retomarlos. Quizá sería mejor no volver, o no tomar la iniciativa de hacerlo. Que sean ellos los que vuelvan a engancharnos.

Malo es pensar en abdicar a la vida, en no querer vivir hasta el último instante। Es igual que cuando adelgazas y te van grandes los pantalones. Ellos van resbalando por la cadera; ¿por qué dejarlos caer? Los agarra uno una y mil veces para alojarlos en su sitio.

Para que mirar con aire nostálgico; preferible es ir ciego y abrirse paso a empujones, que no dejar que se pierda la mirada dejando ir las cosas। Ser payaso o espectador, pero estar.

No hay comentarios:

Es algo que todos en alguna ocasión hemos sentido, y aveces no sabemos como expresarlo, al menos hago el intento para decribir aquellas cosas que parecen imposibles de describir... Y que en ocasiones . . . duelen