viernes, 7 de diciembre de 2007

Flashes


Aquella tarde semieterna, la casa de enfrente pequeña y sucia, mientras yo en una casa amplia, enorme, hermosa y limpia, pero fría y vacía, asomándome a la ventana, viendo como la niña esquiva pavos con una vara tratando de defenderse, siempre valiente, siempre ingeniosa, y yo bajo el árbol de manzanas pensando en porque no puedo jugar con ella, aquella tarde de vestidos, templos, escuelita dominical, nunca le entendí a la religión de la nana..
Aquella noche fría con el cuerpo entumecido en lo que parecía ser una cama de piedra, pensando ¿en donde estarían? Y ¿Por qué se habrán olvidado? ¿Ya no me querían? ¿o caso solo pretendían deshacerse de mi por un día?
Aquel parque en la tempestad de la tarde hacia la noche, deslizarse por la resbaladilla, mecerse en el columpio, entrar al interior de aquel gusano formado por llantas viejas de autos usados, sintiendo la arena lastimar mis rodillas, con el molesto trinados de los cuervos.
Aquel día lluvioso en la playa de 2 personas con un hermoso traje improvisado y ropa interior nueva.
Una fiesta de cumpleaños en donde sentiame mejor que la cumpleañera, me sentía hermosa y feliz, nada me preocupaba, solo ver a mis padres ahí, sentía que aquella fiesta era para mi.
Que dicha, aquellos paseos en aquel campo, que para mi era un bosque lleno de sorpresas, sentir el sol quemando mi cuerpo y mi rostro, jugar con el viento, escondiéndome de las nubes para ser encontrada por el sol y me estrechara en sus rayos.
Aquellos días en la casa, jugando a inventar palabras y pensando en porque demonios tenia tantos juguetes y no tenia a nadie para jugar, y siempre observaba a la niña por la ventana, y que nunca le pude hablar.…
Todo esto a los 5 años de edad.

No tengo tantos recuerdos como quisiera, tan solo poseo unas cuantas memorias que poco a poco recurren a mi mente para ser recordadas e inmortalizadas.
Todo esto antes de crecer y empezar a tener preocupaciones, enfermedades, odio y dolor en mi jodido ser, mi cuerpo y mi corazón. Me he lastimado por querer sentirme bien, matando por fuera la porquería que llevo por dentro.
La verdad tengo muchas ganas de irme pronto, no quiero un futuro, creo que me da miedo.


¿Por qué todos los días eran fríos y grises?
Solos, vacíos y tristes…

1 comentario:

estoicolgado dijo...

eh! y dónde vas a ir?
hablas en pasado de los dias tristes... no juzgues el mañana por el ayer. ánimo!

Es algo que todos en alguna ocasión hemos sentido, y aveces no sabemos como expresarlo, al menos hago el intento para decribir aquellas cosas que parecen imposibles de describir... Y que en ocasiones . . . duelen